julia schulz-dornburg

arquitecto

Observatorio Fabra. Barcelona

El Observatorio Fabra, a 413 metros de altitud, preside desde 1904 un lugar privilegiado en la montaña del Tibidabo. El edificio ofrece una extendida vista sobre Barcelona y a su vez se encuentra suficientemente cerca del cielo para poder recopilar la información meteorológica, sísmica y astronómica correspondiente.
El proyecto de la adecuación de espacios para estas actividades comprende la creación de un mirador con un pequeño plató y asientos en la zona exterior del observatorio para las conferencias / cenas y la construcción de una sala de exposiciones en el interior del edificio y la iluminación de la cúpula.
La sala de exposiciones, ubicada en un espacio circular en el centro del edificio, tiene en su núcleo la gran base (exenta del resto del edificio) del principal telescopio ubicado en la cúpula del observatorio. A su alrededor, en un estante continuo, se despliega la colección de antiguos aparatos de medición.