julia schulz-dornburg

arquitecto

"Cultura Catalana Singular i Universal”.
Feria del Libro, Frankfurt

La exposición del invitado de honor en la feria de libro de Frankfurt “Cultura Catalana, Singular y Universal”, se estructura en dos partes claramente diferenciadas. Un gran cerramiento curvo separa la zona interior donde se ubica el ámbito expositivo propiamente dicho del espacio diáfano exterior donde conviven distintas actividades relacionadas.

El interior queda pues protegido por ese cerramiento para presentar el contenido museográfico en varios formatos: desde vitrinas horizontales de varias capas que albergan delicados incunables, a paneles gráficos verticales o audiovisuales de gran formato. Es en este espacio central, de iluminación y circulaciones más controlables, se muestra la historia de la lengua, la literatura y la edición catalana. El cerramiento perimetral está compuesto por una serie de módulos repetitivos que van enlazándose formando una espiral. Estos módulos quebrados tienen doble cara y con un cierto dinamismo, permiten que el núcleo central, donde se halla el grueso de los contenidos expositivos, se expanda hacia el resto del espacio circundante, dedicado a los escritores catalanes de hoy.

Los módulos por su cara exterior conforman una gran biblioteca donde se ubica la diversidad de libros consultables. A su alrededor queda una amplia zona, diáfana, con iluminación natural y vistas sobre la plaza, donde convivirán distintas actividades. Por un lado, es un lugar de encuentro, de descanso y de consulta de las obras presentadas en la biblioteca. Por otro, se dispone un pequeño escenario destinado a actos diversos (presentaciones, coloquios, proyecciones, etc). Para todo ello se disponen cómodos asientos de lectura y estanterías bajas de apoyo, diseminados por el espacio.

Pero el elemento más visible y significativo es una instalación de “libros” suspendida del techo. Unos volátiles dípticos colgantes conforman un bosque de palabras que no sólo acotan y domestican la gran altura de techo libre existente, sino que le confieren una llamativa y festiva identidad visual. La instalación pretende transmitir formalmente ese sentimiento de alegría, de celebración especial y de ocasión única que representa la presentación mundial de una cultura de una lengua minoritaria. Una etérea nube que crece hasta convertirse en una chispeante lluvia de conceptos relacionados con la cultura catalana.