julia schulz-dornburg

arquitecto

El Cuerpo Vestido, DHUB, Barcelona

"El Cuerpo Vestido" reflexiona sobre la manipulación del cuerpo humano a lo largo de la historia de la moda e ilustra la estandarización de la silueta y la forma del cuerpo desde el siglo XVI hasta el siglo XXI. La exposición está organizada de manera cronológica y ocupa toda la tercera planta del museo, unos 655 m2. Una gran colección de estructuras interiores diseñadas para configurar, apoyar y deformar el cuerpo abren la exposición e introducen el tema de la remodelación del cuerpo. Este ámbito divide la secuencia de vitrinas que forman la gran pieza central en la época histórica (hasta 1900) y la época contemporánea (hasta 2015).

Las vitrinas son espacios lo suficientemente amplios para que los protagonistas (maniquís con vestidos) puedan estar situados en grupos y relacionados entre sí para crear cierto dinamismo y complejidad visual. Cada espacio es liderado por un grupo de maniquíes que ejemplifica la manipulación estructural de cada capítulo y describe el tipo de prótesis que se utilizó para cumplir con el ideal de la belleza en su tiempo. Un fondo luminoso con cambios sutiles en el color y el tono acentúan y realzan las siluetas manipuladas a la perfección. Frente a las vitrinas, en el muro de la sala, se despliega una banda gráfica de texto, dibujos e imágenes que vincula las épocas y vitrinas y acompañan al visitante a lo largo del espacio de exposición. El ámbito de la colección Prêt-à-porter y diseñadores independientes ocupa la parte noble de la sala. Más que una vitrina es un “show-case” de grandes dimensiones cuyo fondo luminoso se convierte en una gran proyección en movimiento. La vitrina de 18 metros de largo y de la altura de la sala adquiere una dimensión arquitectónica con la proyección en la pared del fondo y cerrará el recorrido museístico con una puesta en escena teatral en cuanto a escala y movimiento.