julia schulz-dornburg

arquitecto

Sensacions. Edifici Fòrum, Barcelona

Uno de los principales criterios de actuación en el Edificio Fórum era respetar el carácter del edificio de autor y ubicarse dentro de la “caja negra” de una forma exenta e independiente, evitando al máximo juntar estructuras existentes con soportes y paredes expositivos.

La instalación museográfica “Sensaciones”, ubicada en la primera planta en el vértex sur del edificio se articula con tres elementos expositivos, “las Barcelonas del mundo”, las “vitrinas luminosas” y el “skyline”.

Los tres elementos están diseñados para aglutinar la gran variación de escala y dimensiones de los elementos expositivos, desde la perspectiva ininterrumpida de la sala con una profundidad de 50m o la visión intimista de un objeto de 3 cm. de estatura.

La exposición abre con las “Barcelonas del mundo”, un gran mapamundi luminoso que resalta, ubica y referencia la información audiovisual de las cuarenta diferentes Barcelonas del mundo. El conjunto de pantallas colgadas acerca la mirada del visitante desde las Barcelonas lejanas a la de la Barcelona de aquí, con una serie de “timelaps” que recorren diferentes lugares de la ciudad a lo largo del día y de la noche.

Entrada en la exposición, nos encontramos con los elementos principales de la sala, el “Skyline” y la “vitrina luminosa”, contundentes en formato y reconocibles como hilo conductor visual, que permiten insertar, componer y aplicar una gran variedad de información expositiva desde fotos, textos, grafica, objetos hasta video, música y multimedia sin perder la unidad, coherencia y secuencia visual.

El skyline, como una gran ventana panorámica, complementa las vistas reales desde las ventanas existentes con una visión museográfica de Barcelona. El “skyline” es un retrato, una sección de la ciudad que se despliega a lo largo de la pared exterior del Edificio Fórum. Su silueta está formada por el contorno de los monumentos, edificios y elementos topográficos más destacados de la ciudad. Encastrados y sobrepuestos en el grosor de este gran “aplique” se hallan una serie de fotos, videos y sonidos que exponen y explican diferentes aspectos de la ciudad. Una línea de luz continua dibuja un horizonte que lentamente cambia de color, un efecto que aumenta la sensación de tridimensionalidad y de paso del tiempo del conjunto panorámico.

Interrumpida por las ventanas de la fachada, la panorámica se divide en sub-zonas, secciones entendidas como “barrios” que a su vez ordenan y ubican la información pertinente a estas zonas de la ciudad.

Como elemento adicional al skyline, se aumenta la profundidad o el grosor de las ventanas existentes, levemente desplazadas en planta. En ellas se expone, en capas translucidas, información histórica relacionada con la vista actual.

Enfrente del skyline, ubicado en la pared ciega del interior, se despliegan las vitrinas auto-iluminados de aspecto etéreo que crean otro tipo de ventana, una panorámica virtual compuesta por diferentes aspectos y temáticas de la ciudad.
Su estructura estratificada, que permite superponer distintas capas de información y material expositivo en soportes transparentes crea una tri-dimensionalidad y profundidad de lectura como la propia visión desde una ventana.

Las” Vitrinas Luminosas” son un conjunto de elementos que, en sus variaciones, exhiben el material expositivo central de la instalación. La disposición de estos elementos se rige por los capítulos expositivos. Tres “manzanas”, como referencia a la calle (tema elemental del guión), forman el conjunto del ámbito que subdivide áreas temáticas y crea a su vez unos espacios “bucles” para información suplementaria. El elemento principal, presente en todas las variantes de las vitrinas es la luz. La caja de luz, núcleo de todas las vitrinas (tal como si se tratarse de una ventana de verdad), ilumina el espacio y resalta los objetos y elementos expuestos. Su tono y color se adaptan al contenido y a la ubicación en el espacio.