julia schulz-dornburg

arquitecto

Concurso proyecto museográfico “Museu Casteller de Catalunya”. Valls, Tarragona

El proyecto quiere hacer ciudad potenciando la capacidad del museo para revitalizar el casco antiguo, conectando dos plazas emblemáticas del centro histórico. El proyecto apuesta por una fuerte presencia en la planta baja y adjudica una parte importante de los recursos a consolidar y enriquecer la conexión entre el museo y la ciudad.
Elegimos los colores de los grupos “castellers” de Cataluña como elemento de cohesión visual entre el contenido del museo y su entorno. La suma de todos los colores que identifican los diferentes grupos conforma el gran mural que conecta la plaza del Trigo con la entrada al museo. El mural de colores envuelve parte de la plaza del museo antes de desplegarse por el interior a lo largo del vestíbulo. La conexión horizontal del mural acaba con la imagen luminosa de un “castell” en construcción, el eje vertical entre la entrada del museo a pie de calle y la sala de exposiciones situada en la primera planta.
El carácter colorido y cercano que desprende la planta baja es el preludio para una museografía en la que predomina el primer plano en blanco y negro. Una estricta neutralidad en cuanto a los colores permite una lectura imparcial, casi científica, como introducción a las diferentes temáticas de la exposición. Detrás de cada preámbulo monocolor se despliega una zona de color y dinamismo en forma de voz e imagen. El gran muro circular que envuelve el centro simbólico del museo se convierte en el corazón de la exposición, el motor alrededor del cual giran y se ordenan todos los contenidos.