julia schulz-dornburg

arquitecto

Tiran(i)a. CCCB, Barcelona

La experiencia de la tiranía, vivida en este caso por los Albaneses bajo la dictadura de Enver Hoxha entre los años 1944 -1990 fue el tema de la exposición de Tiran(i)a.

La historia severa, dura y amarga de Tirana se reflejó en la escenografía de la exposición. Se utilizó un lenguaje elemental, de aspecto “crudo”, y se abstuvo de cualquier dispositivo lujoso. Los elementos y los materiales de la muestra fueron básicos, la estética austera, las soluciones constructivas sencillas y el tono de la iluminación fría.

El desafío del montaje consistía en la creación de un ambiente desolado y emotivo. Para este fin se optó por desmantelar grandes áreas de las placas del falso techo de la sala, exponiendo el desorden de cables, el tratamiento ignifugo y los conductos de aire acondicionado existentes. Con la sustracción del revestimiento de la sala y la conservación de los desperfectos y marcas de la exposición anterior se logró la creación de unos espacios “no acabados”, definidos por capas y huellas, impuesto por el tiempo y circunstancias pasadas.

El hilo conductor de la exposición, tanto a nivel conceptual como gráfico, fue el pueblo Albanés que ocupaba - representado de forma gráfica – todo un lateral del recorrido expositivo. Una imagen continua de unos 100 metros de largo narraba las transformaciones de las distintas agregaciones del pueblo a lo largo de los años de la dictadura de Hoxha, empezando por las manifestaciones espontáneas y organizadas en la plaza Skandërbeg, pasando por despliegues militares geométricos, ejercicios de deporte obligatorios, hasta la huida desordenada y desesperada hacia un futuro incierto. El mural vertebraba y conectaba los cuatro apartados de la exposición, definidos como:

1. La plaza Skandërbeg - principal escenario de los acontecimientos políticos del país 2. El alma cautiva – representación de la tendencia del totalitarismo a imponer control sobre la vida espiritual de todos 3. El hombre nuevo - el prototipo de hombre totalitario, definido como fuerte, sin sentimiento y dedicado plenamente al triunfo de la causa 4. La morfología del poder – las construcciones simbólicas: los búnkeres, la pirámide, las estatuas, el mausoleo etc.)

Las esculturas sobredimensionadas de Hoxha, Lenin y Stalin - imponentes fetiches del poder - estaban expuestas de forma desequilibrada (reminiscencia de su desmantelamiento violento al final de la dictadura) en el último apartado de la muestra. La escala y severidad de expresión de los monolíticos líderes servía como prueba abrumadora de que la tiranía ejecutada por el régimen de Hoxha desde 1945 hasta su muerte en 1985 abarcaba todas las facetas de la vida albanesa: la física, la psicológica y la estética.